¿Qué sucede después de presentar mi reclamo de discapacidad de la seguridad social?

Si tiene la intención de solicitar pagos por incapacidad de la Seguridad Social, es posible que se pregunte qué ocurre con su solicitud después de haberla presentado. Si bien puede parecer que consume tiempo y es difícil, aprender más sobre el método que la Administración del Seguro Social utiliza para examinar su solicitud de beneficios por incapacidad le ayudará a prepararse para el éxito desde el principio. Nosotros le ayudaremos a través de cada paso del proceso de determinación de la discapacidad para que pueda presentar una reclamación que aborda todas las cuestiones importantes planteadas por la evaluación. Continúe leyendo.

El proceso de determinación del SSDI se divide en cinco pasos.

El proceso de determinación del SSDI se divide en cinco pasos.

Para establecer su derecho a recibir pagos por incapacidad, la Administración de la Seguridad Social utilizará un enfoque secuencial básico de cinco pasos. Estas preguntas están directamente relacionadas con la Ley de la Seguridad Social. Las siguientes son las preguntas básicas de revisión:

  1. ¿El solicitante realiza un trabajo que supera el nivel de actividad lucrativa sustancial?
  2. ¿Se considera que el estado del solicitante es lo suficientemente grave?
  3. ¿Es la discapacidad o la afección lo suficientemente grave como para ser incluida en el Libro Azul de Deficiencias de la Seguridad Social?
  4. ¿Sigue el demandante siendo capaz de realizar cualquiera de sus trabajos anteriores relevantes?
  5. ¿Puede el demandante pasar a realizar otro tipo de trabajo similar?

El proceso de elegibilidad es bastante sencillo: un examinador de solicitudes comparará cada solicitud con la lista de preguntas en el orden mencionado anteriormente. Si la revisión en ese nivel concluye que el reclamante cumple los criterios para recibir pagos por incapacidad, se pasará al siguiente nivel. Sin embargo, si los revisores concluyen en algún momento que el solicitante no cumple los criterios de elegibilidad para un paso, la reclamación será denegada y el proceso de determinación de la discapacidad se dará por terminado.

El solicitante también debe haber trabajado el tiempo suficiente en la Seguridad Social para tener derecho a las prestaciones por incapacidad, además de cumplir las condiciones descritas en estos cinco procedimientos.

Antes de iniciar el proceso de reclamación, debe saber que la Administración de la Seguridad Social tiene una definición estricta de “incapacidad,” que se define como “la incapacidad de realizar cualquier actividad lucrativa sustancial debido a cualquier impedimento físico o mental médicamente determinable que se puede esperar que resulte en la muerte o que ha durado o se espera que dure por un período continuo de no menos de 12 meses.” Esta definición restrictiva sirve como base para los cinco criterios que la SSA utilizará para evaluar su reclamación. Tener claros esos criterios antes de empezar es fundamental para garantizar que su reclamación pueda soportar este nivel de examen.

Los representantes de la SSA en las oficinas locales suelen evaluar las primeras reclamaciones de indemnización por incapacidad. Normalmente puede presentar su solicitud en persona en su oficina local de la Seguridad Social, o puede enviarla por correo o presentarla en línea a través del sitio web de la SSA. En la solicitud se pide amplia información sobre la supuesta discapacidad, las fuentes de tratamiento médico y otros datos que pueden ayudar a respaldar la reclamación. Cuando la SSA reciba su solicitud, lo más probable es que la envíe a la división de Servicios de Determinación de la Discapacidad de su estado, donde pasará por el procedimiento de revisión de cinco pasos con un examinador de la discapacidad.

El proceso de determinación del SSDI en 5 pasos

Ahora es el momento de profundizar en las cuestiones que el SSI investigará para establecer la viabilidad de su reclamación. Cada reclamación se revisa en el orden que se indica a continuación para garantizar que todas reciben el mismo nivel de examen y consideración.

¿El solicitante realiza una actividad lucrativa sustancial?

Los revisores de la SSA considerarán en primer lugar la siguiente pregunta: ¿Está la persona ganando más dinero del que le proporcionarían los pagos por incapacidad de la Seguridad Social? Si este es el caso, su solicitud puede ser denegada desde el principio, incluso si su enfermedad cumple los requisitos para recibir las prestaciones.

Leer también:  Apelando una negación por discapacidad- Solicitud de reconsideración

Por razones técnicas, esto se denomina denegación. Sin embargo, si los ingresos limitados de un solicitante caen por debajo del máximo de la Seguridad Social -que aumenta cada año y era de 1.260 dólares al mes o más en 2020- o el solicitante no gana ningún ingreso debido a una discapacidad, los revisores pasarán a la siguiente investigación.

¿Se considera que la enfermedad del solicitante es lo suficientemente grave?

Este criterio plantea la siguiente pregunta: “¿Qué constituye suficientemente grave?” La SSA considera que una discapacidad es “suficientemente grave” si interfiere en actividades laborales básicas como levantar, conducir, caminar, empujar, tirar, tomar decisiones relacionadas con el trabajo, reaccionar eficazmente a las instrucciones del supervisor o hablar con los compañeros de trabajo.

Las discapacidades pueden ser físicas, mentales o una combinación de ambas. Si la discapacidad se ajusta a esta condición, el examinador de reclamaciones pasará a la siguiente fase del procedimiento de determinación de la discapacidad.

Sin embargo, si los evaluadores consideran que la minusvalía alegada no es lo suficientemente grave como para dificultar las actividades cotidianas típicas relacionadas con el trabajo, la solicitud se desestimará en este punto. No basta con tener un problema, sino que hay que demostrar que la dolencia le impide trabajar: quien evalúe su solicitud deberá reunirse con un experto en salud para estudiar a fondo este aspecto. Si tiene pruebas médicas de apoyo para alguna de sus dolencias, asegúrese de incluirlas cuando presente su solicitud.

Es posible que los revisores no necesiten reunirse con un consultor médico independiente si la información médica que usted presenta es suficiente. Sin embargo, si la información que usted presenta es insuficiente para que los revisores tomen una determinación final, pueden solicitar un examen consultivo, ya sea con su médico de preferencia o con un consultor médico elegido por la SSA.

¿Es el impedimento o la condición lo suficientemente grave como para figurar en el Libro Azul de Impedimentos de la Seguridad Social?

La Administración de la Seguridad Social tiene una lista de problemas médicos que se consideran lo suficientemente graves como para tener derecho a las prestaciones de forma automática. La lista abarca una amplia gama de dolencias físicas y mentales, incluyendo varias enfermedades cardiovasculares, tumores malignos, problemas de salud mental y problemas musculares. Si la afección por la que presenta la solicitud cumple los criterios de la lista, su solicitud será aprobada en muchas situaciones de forma automática.

Reconociendo que puede ser poco práctico especificar todas las posibles deficiencias o enfermedades autorizadas, la SSA también puede decidir que su discapacidad reclamada es médicamente equivalente a una de las mencionadas. Si no es así, esto no implica inevitablemente que su reclamación haya sido rechazada. Simplemente tiene que pasar por el resto del procedimiento de evaluación de la discapacidad antes de que su reclamación pueda pasar al siguiente nivel.

¿Sigue el reclamante siendo capaz de realizar alguno de sus trabajos anteriores relevantes?

¿Puede seguir realizando el tipo de trabajo que ha hecho en el pasado a pesar de la presencia de una condición médica? Los revisores examinarán su edad, el tipo de experiencia laboral y otros aspectos en esta fase. Quieren saber si puede rendir bien, tanto física como mentalmente, en el entorno de trabajo estándar de 40 horas de su pasado -o en algún horario diferente, basado en su historial de trabajo anterior.

Este paso suele incluir una evaluación de la Capacidad Funcional Residual para determinar si es capaz de cumplir con las obligaciones laborales. Las RFC son capaces de evaluar tanto las limitaciones físicas como las mentales. Si supera la evaluación en este punto, su reclamación será denegada sobre la base de que debería poder reanudar las tareas laborales anteriores; sin embargo, si una RFC demuestra que su estado le impide cumplir con los retos físicos y/o mentales asociados a su trabajo, su reclamación pasará al siguiente y último paso para su consideración.

¿Puede el demandante pasar a realizar otro tipo de trabajo similar?

La SSA evaluará si un solicitante tiene talentos físicos y mentales que puedan ser transferidos a otro tipo de trabajo antes de aprobar una solicitud de prestaciones por incapacidad. Tal vez su enfermedad le impida ejecutar todas las tareas relacionadas con su antigua profesión, pero

¿existen formas alternativas de trabajo que aún pueda realizar?

Los revisores tendrán en cuenta diferentes tipos de trabajo que no contengan los tipos de tareas que una dolencia declarada puede obstaculizar. Utilizando toda la información de un RFC, la documentación médica y otra información suministrada en su reclamación, la SSA puede proponerle que cambie de trabajo a uno que le permita mantenerse.

Leer también:  Consejos de aplicación de discapacidad de seguridad social

Los trabajadores mayores de 50 años están exentos de esta norma, a menos que hayan documentado una formación o desarrollo profesional reciente que respalde su transición a un tipo de trabajo diferente. Su reclamación será denegada si los revisores de la SSA determinan que una forma diferente de trabajo es todavía posible con su condición en este punto del proceso de determinación de la discapacidad.

revisores de la SSA

Si su reclamación es rechazada

Después de que los revisores de la SSA hayan completado todos los pasos indicados anteriormente, usted recibirá una carta en la que se le comunicará el nivel de prestaciones por incapacidad autorizadas o se le informará de que su solicitud ha sido rechazada. Si le aprueban, su carta de concesión de la Seguridad Social detallará su nivel de prestaciones. Pero no se desanime si recibe una carta de denegación; aquí es donde comienza el proceso de apelación, y la carta que reciba describirá claramente los procedimientos que debe realizar para iniciar su apelación. Su apelación inicial se conoce como Solicitud de Reconsideración, y su solicitud pasará por el mismo procedimiento de evaluación de la discapacidad que antes, pero con un panel de revisores diferente esta vez.

Muchas solicitudes son desestimadas en la fase de revisión inicial e incluso en la fase de reconsideración. En este punto, debería consultar con un abogado especializado en reclamaciones por incapacidad para asegurarse de que tiene las mayores posibilidades de éxito durante el proceso de apelación. Trabajar con un abogado especializado en discapacidades puede ayudarle a prepararse para el siguiente paso, que es una audiencia ante un juez de derecho administrativo.

Dado que sólo el 10% de las solicitudes de incapacidad se aprueban cuando pasan por la reconsideración, trabajar con un abogado de incapacidad cualificado y con conocimientos puede ayudarle a prepararse para el siguiente paso, que es una audiencia ante un juez de derecho administrativo. El juez considerará las pruebas y le permitirá ofrecer su punto de vista sobre cómo su condición obstaculiza sus actividades laborales cotidianas, así como citar a los testigos para que declaren en su favor.

Después de la audiencia, su caso podría ser revisado por el Consejo de Apelaciones de la Administración de la Seguridad Social$0027 para continuar el proceso de apelación. Incluso si el consejo de apelaciones rechaza su reclamación, todavía puede demandar a la SSA en un tribunal federal para que se revoque o se celebre una nueva audiencia. Usted tiene la opción de presentar una nueva reclamación. Un abogado cualificado en materia de discapacidad puede ayudarle en todo el proceso de apelación.

Después de la presentación de una solicitud de discapacidad

Al presentar una solicitud de beneficios por incapacidad, asegúrese de proporcionar el grado apropiado de detalles y pruebas para que los revisores puedan aprobar fácilmente su solicitud. Entender los procedimientos que los revisores de la SSA tomarán para examinar su reclamación puede ayudarle a prepararse para el éxito desde el principio, aumentando la probabilidad de que su reclamación sea aprobada.

Es fundamental reconocer que el proceso de determinación de la discapacidad puede llevar mucho tiempo. A menudo se requiere paciencia y perseverancia. Dado que son tan pocas las solicitudes que se aprueban a la primera, debe estar preparado para comprometerse con el proceso de apelación. Sin embargo, con la documentación y el apoyo adecuados, tendrá más probabilidades de que su reclamación llegue a un veredicto satisfactorio.

 

Originally posted 2022-05-02 23:47:32.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies