Las estafas contra las personas con discapacidad afectan más sus finanzas

¿En qué consisten  los métodos en la actualidad que utilizan los estafadores para parecer legítimos, robar su dinero e información personal? ¿Cuáles los pasos que puede seguir para evitar ser engañado por sus trucos?

Cada año, alrededor de las vacaciones, la actividad de los estafadores profesionales aumenta, desde súplicas emocionales para donar a causas necesitadas hasta ofertas altisonantes para duplicar su dinero para ayudar a pagar los gastos de temporada.

No obstante, una vez que comienza un nuevo año, la actividad fraudulenta continúa y más personas son víctimas de estafas. Ser estafado es a especialmente devastador desde el punto de vista financiero, físico y emocional para las personas con discapacidades.

Con casi 50 millones de personas actualmente identificadas como discapacitadas, un gran porcentaje de familias estadounidenses se ven afectadas por delitos cometidos en el área de fraude contra discapacitados.

El número de personas en esta categoría continúa creciendo cada año debido al envejecimiento de nuestra población y al hecho de que más mujeres han estado en la fuerza laboral en las últimas décadas.

De hecho, la Administración del Seguro Social estima que los jóvenes de 20 años de hoy enfrentan la posibilidad de no poder trabajar hasta la edad de jubilación debido a una discapacidad. Las personas discapacitadas son las principales víctimas de los delincuentes que ven oportunidades para aprovecharse de quienes son vulnerables y ya están en riesgo.

Estafas financieras y robo de identidad

A pesar del hecho de que la persona promedio con discapacidad recibe solo unos pocos cientos de dólares al año por encima del nivel de pobreza, los estafadores sin escrúpulos pueden verlo como un blanco fácil de muchas maneras. estas son algunas:

Familiares o cuidadores roban o transfieren dinero de las cuentas

Una de las formas más frecuentes en que esto sucede es que los familiares o cuidadores que tienen acceso a información personal y bancaria roban o transfieren dinero de las cuentas

A menudo, esto puede pasar desapercibido durante meses y años, especialmente si la persona discapacitada depende con frecuencia o completamente de otras personas para que la ayuden a pagar las facturas, comprar comestibles y hacerse cargo de otros gastos.

Por correo electrónico

Un método frecuente es que alguien llame o envíe un correo electrónico a una persona discapacitada haciéndose pasar por un agente del gobierno, del Seguro Social, Medicare o el Servicio de Impuestos Internos.

En estas situaciones, la persona solicita información como el número de Seguro Social, la fecha de nacimiento o incluso los números de cuentas bancarias, senalando con cortesia que es para  actualizar los registros  y evitar que pierda los beneficios, o ayudar a obtener beneficios adicionales para los que pueden ser elegibles.

Las personas discapacitadas pueden sentirse agradecidas de que alguien esté cuidando de ellas o asustadas de que algo haya salido mal y sus beneficios estén en riesgo. Con esa informacion es relativamente fácil para los estafadores profesionales de robo de identidad obtener acceso a recursos financieros personales.

Participación en programas especiales

Otros delitos involucran ofertas para participar en programas especiales, incluidos programas de trabajo desde el hogar que se anuncian como lucrativos para personas con discapacidades que desean complementar sus ingresos. El estafador le cuenta a la víctima sobre un negocio o una oportunidad de empleo que una persona puede “solicitar” pagando una tarifa por los suministros y la capacitación introductoria para el trabajo.

Otra táctica más es que los estafadores le digan a la persona discapacitada que existe un programa especial donde se pueden obtener beneficios adicionales si la persona paga una tarifa por adelantado. Por supuesto, una vez que se paga la tarifa inicial, no hay beneficios adicionales para la persona discapacitada ni oportunidades de trabajo remunerado legítimo desde el hogar. Mientras tanto, la víctima ha perdido las tarifas que ha pagado.

Noticias falsas

Ha habido estafas telefónicas recientes que transmiten información falsa sobre familiares que tuvieron accidentes y necesitaron dinero de inmediato en un intento de acceder a fondos o información de cuentas.

Leer también:  Cuándo presentar una solicitud por incapacidad al SSDI

Premios, vacaciones pagas, tarjetas de regalos

Una estafa frecuente presenta a una persona que llama diciendo a las personas discapacitadas que han ganado premios, vacaciones, cruceros, tarjetas de regalo o dinero en efectivo y solo solicita información de identificación para proporcionar los premios.

Una vez más, esa información permite que los delincuentes accedan a los recursos de la persona discapacitada que nunca recibe ninguno de los artículos prometidos.

Llamadas telefónicas

También hay incidentes de llamadas telefónicas en las que las personas que llaman fingen ser parte de una iglesia, organización benéfica o comunitaria que solicita fondos para una causa. Este tipo de llamadas aumentan cada vez que hay un desastre o catástrofe en las noticias para ayudar a que suenen realistas.

Alertas de virus en computadora

Además de las llamadas, Los correos electrónicos y las ventanas emergentes se pueden programar para infiltrarse en una computadora personal con alertas de que hay un virus en la computadora o alguna otra emergencia que requiera verificar información personal ya sea electrónicamente o llamando a un número de emergencia provisto.

Con todos estos delitos, la intención es robar la identidad de la persona discapacitada para acceder a cuentas personales, información financiera y contraseñas.

Promociones

Otra estafa financiera común involucra a personas sin escrúpulos que anuncian o promocionan en persona sus servicios para proporcionar de todo, desde pólizas de seguro muy necesarias, reparaciones de un techo o automóvil a un precio increíblemente bajo, ofertas de comestibles gratis para permitirles demostrar un producto, o medicamentos recetados gratuitos de por vida por participar en un estudio.

Por supuesto, hay agentes y contratistas de seguros honestos, así como estudios o programas legítimos para ayudar a las personas discapacitadas, pero la mayoría de las ofertas fantásticas resultan ser solo eso: una fantasía, no una realidad.

Robo de identidades

Finalmente, hay casos de robo de identidad en el momento en que una persona comienza el proceso de solicitud de beneficios por discapacidad. En este caso, las personas en los sitios web, por teléfono, los vecinos e incluso los familiares se ofrecen a ayudar con el proceso de solicitud solo para hacerse cargo de la solicitud y utilizar de manera fraudulenta la identidad de la persona discapacitada para cobrar los beneficios por sí mismos.

El costo físico del robo de identidad y las estafas

El costo físico del robo de identidad y las estafas

Cuando una persona discapacitada es víctima de un delito, los efectos sobre la salud pueden ser inmediatos. El costo físico puede comenzar cuando el fraude se comete por primera vez, ya que la víctima es presionada o acosada para que brinde información a riesgo de perder dinero, beneficios, seguridad o incluso seres queridos. Entre los efectos inmediatos se encuentran:

Estrés

Ese estrés durante el fraude hasta que la pérdida se vuelve evidente y la víctima se preocupa por lo que podría suceder a continuación. El estrés adicional puede ser extremadamente dañino para las personas, ya que el estrés y la ansiedad magnifican muchas enfermedades, afecciones y discapacidades.

Debilidad

Además, muchas víctimas de estafas discapacitadas y ancianas se sienten físicamente debilitadas y disminuidas por la pérdida de recursos financieros. Esto puede hacer que eviten buscar tratamiento médico o comprar alimentos, medicinas o terapias necesarias para mantener su salud y viabilidad.

Violencia fisica

Y aunque la mayoría de los delitos de fraude no se llevan a cabo cara a cara con la víctima, hay casos en los que las personas con discapacidad han sido dañadas con violencia física cuando no cumplieron con un delincuente que los confrontó en persona.

Todas las víctimas de delitos experimentan consecuencias físicas, pero para las personas con discapacidades físicas o mentales, su mundo puede volverse abrumadoramente frágil después de un incidente de fraude.

El impacto emocional del robo de identidad y las estafas

estafas a discapacitados

Las consecuencias emocionales de las estafas en una persona discapacitada pueden ser devastadoras. Una de las razones es que estos delitos son extremadamente personales y la víctima siente que es culpa suya confiar en otra persona o creer algo que, en retrospectiva, era ridículo o estúpido. Entre los efectos inmediatos se encuentran:

Disminuye la confianza en si mismo

La disminución de la confianza en sí mismo puede aumentar los sentimientos de depresión e incluso la pérdida de independencia, ya que las víctimas ahora cuestionan muchos aspectos de su vida que pensaban que podían controlar.

Verguenza

La vergüenza por ser víctima de una estafa a menudo supera cualquier ira hacia los delincuentes que instigaron la estafa. Cuando la traición involucra a un miembro de la familia oa alguien a quien conocen bien, puede haber un enorme vacío en el círculo social de la víctima que limita la participación y las relaciones normales.

Inseguridad

A menudo, cuando se produce un fraude, la víctima también pierde la sensación de seguridad y se pregunta si se puede confiar en alguien. Cuando esto sucede, es fácil para una persona quedarse en casa, evitar la interacción con las personas y crear barreras de aislamiento para protección y seguridad.

Leer también:  ¿Cómo mejorar mis posibilidades de aprobación en mi solicitud de incapacidad?

Miedo y reclusion

Una vez más, una atmósfera de miedo y reclusión puede causar estragos en la estabilidad emocional de una persona, lo que a su vez puede afectar el cuidado de aspectos importantes de la vida relacionada con la salud, el bienestar y la seguridad financiera.

Desesperanza

Los sentimientos de desesperanza también pueden acompañar a los delitos de fraude porque los recursos de la persona discapacitada son fijos y limitados.

Si bien los fiscales estatales o federales pueden investigar los delitos de robo de identidad, muchas de las estafas ni siquiera se denuncian porque las víctimas sienten que son insignificantes para las fuerzas del orden público o que de alguna manera no habrían sucedido si hubieran sido menos tontos. En muchos casos, hay pocas posibilidades de recuperar las pérdidas financieras o de obtener un resultado favorable de una investigación o enjuiciamiento.

Pasos a seguir para evitar estafas

Los perpetradores de fraude parecen encontrar nuevas formas cada año para estafar a las personas, especialmente a las más vulnerables. Pero hay acciones que las personas pueden tomar para evitar convertirse en víctimas de estafas.

La Comisión Federal de Comercio recomienda varias cosas que las personas discapacitadas pueden hacer para evitar el fraude. Éstos incluyen:

Sea desconfiado

Sea escéptico con cualquier persona que llame, envíe mensajes de texto, correos electrónicos o venga a su casa para realizar negocios oficiales con usted.

Esto es especialmente cierto si no tiene una advertencia de que lo contactarán. No hay nada de malo en pedirle a la gente que verifique quiénes son o que te proporcionen un número al que puedas llamar para verificar que son quienes dicen ser.  Esto también se aplica a las personas que ofrecen pruebas gratuitas o regalos por probar su producto o servicio.

Infórmese sobre las diferentes formas de estafa

Conozca las muchas formas en que operan los delincuentes fraudulentos. Los números de identificación de llamadas no son necesariamente correctos y son relativamente fáciles de falsificar o “engañar”. También puede buscar en línea escribiendo el nombre de una empresa o producto para saber si es legítimo.

El uso de las palabras clave “Estafas del Seguro Social” o “llamadas del IRS” también puede proporcionar información sobre las estafas actuales, así como consejos para evitar ser víctima de estos fraudes.

No proporcione información personal

Evite proporcionar información personal, incluidas cuentas bancarias, del Seguro Social u otras cuentas gubernamentales sin consultar o decírselo a otra persona, a menos que usted inicie la conversación.

Si se le apresura a proporcionar información a alguien con quien no se comunicó, cierre la conversación con calma y llame o pídale a alguien en quien confíe que le aconseje sobre cómo manejar la situación. Si la persona que llama es legítima, no le importará que le devuelva la llamada con información y le proporcionará alguna forma de verificar su llamada.

Verifique el estado de sus cuentas

Esté atento a verificar el estado de sus activos y beneficios revisando sus cuentas. Es más fácil para los delincuentes agotar sus recursos si desconoce lo que tiene o debería tener en sus cuentas.

No proporcione información sobre sus cuentas

Sea consciente de la protección contra el fraude disponible de sus tarjetas de crédito. No proporcione cheques, información de cuentas bancarias o dinero en efectivo sin sentirse 100% seguro de que está tratando con empresas u organizaciones legítimas.

Evite transferir dinero si no conoce a la persona o empresa a la que le envía el dinero, ya que es casi imposible recuperar el dinero que ha sido enviado.

Informe de cualquier actividad sospechosa

Informe cualquier actividad sospechosa a su familia, amigos, proveedores de servicios de confianza o agencias lo antes posible. Su salud, bienestar financiero y tranquilidad son las cosas más importantes que puede preservar para mantener una vida de calidad.

Originally posted 2022-05-06 00:35:20.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies